How startups are judged.

1988-Steve-Jobs-next-600x396

As startups founders we tend to forget something really simple and essential. This quote from Steve Jobs is a strong reminder of how things work for any given company. This is particularly  shocking for me since he said this to his NeXT Computer team even after founding Apple and being already a super successful entrepreneur:

“We are going to be judged like every other startup from here and out and that is by what our product is and how timely we bring it to market”

Conclusion? it doesn’t matter who the fuck you are or what’ve you done in the past, so let’s get back to work and get some AMAZING shit done.

 

Rip Steve Jobs (una historia en Tweets sobre un fan de Steve).

El día que se anunció la muerte de Steve Jobs conté una historia muy personal en Twitter. Tweet por tweet, describí como fue que tuve mi primera mac, lo que significó para mi y la relación posterior con mi admiración por Steve Jobs. Aunque mis amigos de Prodigy MSN publicaron todos mis tweets en formato de artículo, por alguna razón no se puede entrar al post dentro de su sitio. Por esta razón, he decidido publicarlo en mi blog.

Rip Steve Jobs

Acabo de colgar después de hablar por teléfono con mi madre. Creo que sólo ella entiende lo que significa para mí la muerte de Steve Jobs. Quiero compartirla con ustedes como una mini historia en tweets, aunque es sumamente difícil de contar.

El fin de semana pasado, justamente mi madre me contaba lo mucho que le gustaba su iPad, un regalo que le hicimos mi hermano @joeuvn y yo. Nos contaba que su iPad era lo mejor que le había pasado para su trabajo (es maestra) y que era la herramienta perfecta para sus clases.

Mi madre nació los 50s, pero ver la forma en como usa su iPad es algo que verdaderamente sorprende para una persona de su edad. Entiende perfecto el UI/UX a la primera vez que le explicas, de hecho, la magia está en que no debe de comprender que diablos es UI/UX, solo la usa de manera intuitiva, cómo proyectar algo, cómo editar algo, cómo compartir algo. Eso me llevó a preguntarle si ella recordaba la fecha exacta en que -mis padres- compraron nuestra primera Mac. Y me dijo que fue en 1992. Yo recordaba el año, pero quería saber la fecha exacta. O en dónde la habían comprado. Me decía “tú estabas obsesionado por tener una Mac, y nosotros no sabíamos qué diferencia había entre eso y una PC normal”. “Pero tu querías una Mac. Porque habías usado una en la escuela y querías una en la casa, así que con mucho esfuerzo, la compramos”.

Después de una discusión nos dimos cuenta de que había sido 1994, y no 1992. Yo tenía 15 años. Era una LC 575. Fue mi primera Mac. Esa Mac significa mucho para mi. Fue donde aprendí a editar video en Adobe Premiere, a usar Photoshop, a hacer html y sitios web. Pero sobre todas las cosas, donde hice la primera versión de lo que hoy conocen como Atomix. Después de hacer la primera versión del sitio con @artemio y otros amigos, me tomé en serio el proyecto y quería llevarlo al siguiente nivel. Diseñé, edité, corté, pegué, seguí aprendiendo sobre html, y finalmente terminé la primera versión comercial del sitio que cambió mi vida. Siempre sentí algo especial con esa computadora. Siempre me sentí inspirado al usarla. Y lo que me dejó es simplemente invaluable.

En ese entonces no sabía quién era Steve Jobs, es más, en ese entonces Steve no trabajaba en Apple, había sido despedido en el 85. Esa Mac que significa tanto para mi, no había sido hecha por Steve de cierta forma. Pero la máquina tenía alma propia. La quería. La admiraba. No eran los mejores momentos de Apple, es más, me atrevo a decir que eran los peores, los más difíciles, al borde de la banca rota. Mi Mac me acompañó durante mucho tiempo, aún cuando inicié la carrera en 1996 seguía siendo mi preferida para diseñar. Para el 96, ya sabía quién era Steve Jobs. Alguien en la escuela me había contado su historia. Me volví aún más fanático de la marca. Y quería saber más de su historia, de cómo había fundado Apple. ¿De dónde sacaba esas ideas? ¿Por qué lo habían despedido de Apple?. Y creo que ahí comenzó mi obsesión por Steve. Se convirtió en mi inspiración, era lo que para mi significaba “Emprendimiento” “Emprendedor”. Era también para mi una especie de sinónimo de lo que era hacer algo en grande en Silicon Valley.

Steve TimeRecuerdo perfecto esa portada de Time Magazine en blanco y negro con Steve hablando por teléfono, la vi en un Sanborns, hoy en día no la tengo. La compré emocionado para saber más de mi ídolo y la verdad es que terminé por admirar más a Steve que a la marca. Apple pasó a segundo término. En 97, Bill Gates salvó a Apple y esa portada era algo histórico. El archienemigo de Apple, poniendo dinero para salvar a la manzana. Increíble. Creo que eso es solo algo que los grandes pueden hacer. En mi post original había comentado que había dejado de usar Mac y personalmente así fue. Tenía una laptop IBM y conservaba mi LC en casa pero la realidad es que en 98, justo al iniciar la editorial que eventualmente publicaría Atomix como revista, compramos varias iMac, las icónicas computadoras color Bondi Blue en las que diseñamos y creamos prácticamente todo Atomix. Pasado el tiempo seguía comprando libros, todas las revistas donde había algo de Steve y no dejaba de asombrarme por lo que había logrado.

Steve dejó un legado que es difícil de comprender. “Algún día, todos tendrán una computadora en sus casas”. Frase de Steve Jobs en una épica cuando las computadoras eran refrigeradores restringidos para las compañías multi billonarias. No puedo imaginar mi vida si hoy no tuviera acceso a una computadora en mi casa, en mi oficina, en un café usando una portátil. No puedo imaginar la cantidad de historias que existen de compañías, ideas, productos o servicios que iniciaron en una Mac, tal como mi historia. Cuando Steve dijo eso, IBM se cagó de la risa en su cara. Pero nunca tiró la toalla, nunca dejó de creer en su visión. Si Steve hubiera abandonado su visión, jamás hubiera tenido esa Mac en mi cuarto. Mi vida y la de muchos otros sería otra. Para mí es así de importante. Es algo muy personal. Tal vez me tachen de sentimental o de exagerado. No me importa. Esa es mi historia y la quería compartir con ustedes. El alma de las Mac es Steve Jobs y su legado vivirá por siempre. Mi madre me dio palabras de aliento. Sabe que estoy muy triste.

Mi ídolo e inspiración, la persona a la que más admiré en mi vida dejó de existir el día de hoy y que jamás dejaré de admirar.

Actualización al 4 de Octubre del 2013. 

A un día de que se conmemoren 2 años de la muerte de Steve Jobs me gustaría agregar algunas cosas en relación a este post. La primera es reciente durante mi última estancia en Silicon Valley mientras fundabamos unda. Estando allá, de la nada sucedió algo: una invitación totalmente inesperada a 1 Infinite Loop, los HQ de Apple en Cupertino California. Esto es creo yo, como el sueño de todo fan de Apple y en el caso de mi cofundador y amigo Nao Tokui no fue la excepción. La persona que nos invitó nos dijo: “pueden decir que vinieron a Apple, pero no pueden decir que hicieron, que vieron o que experimentaron”. La cultura cerrada al exterior de Apple está en todos los niveles y creo que solo puedo decir que Nao y yo nos quedaremos con esa experiencia para nosotros. Fue un día muy especial.

La segunda tiene que ver con cierta persona -cuya identidad no divulgaré pero es un gran fanático de Jobs- mientras estuvimos también juntos en Mountain View California apenas hace unos meses. Estando allá y viviendo en Mountain View por un tiempo, la casa de Steve Jobs en Palo Alto me quedaba relativamente cerca de la casa, en bici tal vez a unos 20 minutos. Siempre tuve ganas de ir, pero sentía que no debía y de hecho varias personas me decían “es demasiado”. Y sí, sentía que eso era acosar a alguien que además ya ni si quiera está entre nosotros. De pronto un día está persona me manda un mensaje en unda y me dice: “Guey, tenía que hacerlo, eso que está ahí atrás es la casa de Jobs”. Sentí que tenía que ir. Meses después, manejando en Palo Alto con mi novia Aiko -y definitivamente sin planearlo- dije: “Creo que tengo que hacer esto una vez en mi vida, algo en mi dice que está mal, pero ¿puedo hacerlo?” y dijo “vamos”. Lo único que hicimos fue manejar en su calle. Pasar enfrente de su casa. Fue extraño. Al ver la esquina de su casa por primera vez en mi vida de inmediato me vino a la cabeza el día de la muerte de Jobs y todas esas flores y iPods en el suelo rindiendo una especie de homenaje a Steve. Fue extraño y triste, pero algo que tenía que hacer solo una vez en mi vida.

La tercera tiene que ver con una historia que conté en repetidas ocasiones en Nerdcore Podcast y otros medios, y se trata de la única ocasión en que pude ver a Steve Jobs en persona. Apple de América Latina nos invitó a Leonardo Lambertini y a mi al keynote de Mac World 2008 en San Francisco California, el keynote donde Steve presentara la MacBook Air y a solo unos meses de haber presentado el iPhone. Creo que era el inicio de lo que serían los mejores momentos de la historia de Apple hasta hoy. El keynote por si solo fue impresionante, no puedo todavía olvidar la atmósfera que se sentía en ese lugar pre-post y durante el keynote de Jobs. Siempre recordaré al tipo que estaba sentado a lado mio y que eufóricamente gritó cuando vio la MacBook Air. Era como ver a los Beatles dando un concierto, la gente, me incluyo, estábamos desbordados. Jamás he estado en una presentación de un producto igual. Jamás he aplaudido tanto con cada anuncio y sinceramente, no se por qué es que esto sucedía de esta forma cuando se trataba solo de una computadora.

Ahora a 2 años de su muerte siento que el haber podido experimentar uno de sus famosos keynotes en persona es algo que definitivamente nos convierte en unos afortunados. Además de estar en el keynote, pudimos intercambiar unas palabras con él después de la presentación y vaya que eso fue la cereza en el pastel, estar parados ahí, a unos metros de Steve mientras sostenía orgulloso a su nuevo bebe. Aún después de que Steve salió del escenario, pudimos también saludar brevemente a Jony Ive y John Lasseter, dos personas tremendamente cercanas e importantes en la vida de Jobs. Para una persona tan alejada de los medios y del mundo fuera de Apple, el haber podido intercambiar solo una frase con Steve es algo que jamás olvidaré.

Sobre este último punto, aquí les dejo la galería completa de ese día que hoy todavía está en mi Flickr. Desde la mañana, hasta la entrada del evento, el keynote y todo lo demás.

Steve no  dejará de ser inspiración y para mi lo que siempre dejará como como legado y aprendizaje siendo emprendedor es hacer el mejor producto posible, el mejor diseño y funcionalidad posible en nuestro alcance. El seguir perfeccionando una y otra vez lo que parece que está terminado. El seguir empujando cuando parece que ya todo está dicho o hecho. Creo que si cada uno de nosotros hacemos lo que está en nuestras manos con esta actitud, definitivamente podemos construir un mejor planeta.

Gracias Steve, a dos años de tu muerte sigues siendo recordado por millones en todo el mundo como el “ultimate” entrepreneur.