La extraña historia de Push Pop Press

Este video es de una de las mejores apps para iPad y iPhone que siento que se han hecho. La compañía se llamaba Push Pop Press y solo hicieron un libro: “Our Choice” de Al Gore. Push Pop Press tenía como misión “hacer libros y publicaciones con un nivel de interactividad como “Our Choice”, pero sobre todo, poner esta tecnología a disposición de los editores de contenidos para poder publicar libros y revistas con este nivel de calidad técnica”. Su mismo fundador lo dijo en una plática en TED.

¿Lo inesperado?

Facebook los compró y todos esos planes se fueron al diablo. Es una historia rara, una compañía que tenía una visión como pocas de como deberían de ser los libros y revistas en los tablets, cuya misión nunca fue ser adquiridos por una compañía como Facebook, pero que finalmente no se pueden quejar del final de la historia (seguro les pagaron millones por ella). Lo curioso para mi es que teniendo a dos cofundadores ex empleados de Apple, siento que hubiera sido una compra mucho más natural justo para los de Cupertino y no para Facebook. Así son las cosas. Si pueden bajen el app, se van a sorprender.

Al Gore’s Our Choice Guided Tour from Push Pop Press on Vimeo.

“Las compañías en internet no entienden lo que es contenido”. -Oldmedia Guy

Hace unos días hice un tweet que decía lo siguiente: “Ari Gold existe”. Creo que pocos entendieron a que me refería.

Este tweet era en referencia a un personaje ficticio de una serie de televisión de la que soy muy fan llamada Entourage. Ari Gold es un douchebag, pero un douchebag muy cool. Un agente de hollywood desalmado con el que por alguna razón puedes llegar a conectar emocionalmente, sobre todo si tienes un negocio/empresa en formato de agencia/cliente.

Nota al margen: Entourage (la serie de TV) está basada en la vida del actor Mark Wallberg y era obvio que el personaje de Ari Gold está basado en una persona de la vida real. Yo no sabía quien era esa persona hasta hace 1 semana cuando vi esta plática del evento Web 2.0 Summit 2010,  y la persona en la que se basa el personaje de Ari Gold es Ariel Emanuel.

La plática es muy buena de principio a fin, en ella se tocan temas como la distribución de contenidos digitales, el talento de la “generación youtube” y muchas cosas más. Pero, uno de los puntos que más llamó mi atención fue escuchar a Ariel decir “Ellos (refiriéndose a las compañías en internet como Google) creen que entre menos gente toque un contenido tiene más valor. No estoy seguro de que entiendan lo que es contenido” y, “¿Qué es contenido? ” (pregunta la entrevistadora), “Para mis hijos contenido son dos perros haciendo cosas, para mi contenido es West Wing, Curve your Enthusiasm y cosas así”. (Pueden ver el video al final del post).

Es curioso para mi como hoy en día los medios tradicionales (y las personas que trabajan en medios tradicionales como Ariel) ven a los medios digitales como los amateurs, los “low budget” y los etiquetan como contenidos de baja calidad. También los que trabajan en marcas y que pautan en medios tradicionales tienen una forma muy similar de pensar, no hard feelings, pero es cierto. Ari, soy tu fan en Entourage, pero en vida real creo que estás totalmente equivocado. El contenido es valioso sí o solo sí tiene una audiencia y es la audiencia quien decide si es de calidad o no. Creo que al ver este video me molestó mucho el hecho de que los “old media guys” sigan pensando así sobre el internet y sus contenidos, pero sinceramente, más allá del enojo, me hizo reflexionar.

Planteo lo siguiente: ¿Cuál es la diferencia de un comediante de la TV abierta y un Youtube Star que hace sus videos con una cámara HD de 500USD?. Los dos hacen reír a las personas, los dos tienen miles de seguidores, los dos tienen sus audiencias cautivas. Tal vez la primera diferencia evidente es que uno hace sus videos solo (de nuevo, con su cámara de 500USD) y el otro lo hace con un equipo de 50 o 100 personas, foros, estudios, producción y post-producción. Todo para obtener el mismo resultado, hacer reír a su audiencia.

Pero, ¿Cuál es la diferencia más importante?.

Para mi la diferencia real es aún más sencilla: uno hace dinero, mucho dinero. El otro no.

El reto de los contenidos en línea sigue siendo el mismo: monetizarlos. El contenido es el contenido y puede haber contenido de mejor calidad en web que en los medios tradicionales, pero mientras estos contenidos no puedan ser monetizados no habrá prime time para sus creadores. No se trata de si es un perro haciendo cosas chistosas o no, o si es un dude con su webcam haciendo un show. No se trata de productores o post-productores “tocando” el contenido, se trata de monetizar lo que haces. La diferencia del contenido en TV abierta es que está siendo monetizado, cada comercial, cada mención, cada product placement alimenta a la máquina y hace que todo funcione a la perfección. Más comerciales, más ganancias, más ganancias más producción de contenidos “de calidad”, y así se cierra el círculo. Tan sencillo como eso.

Este post es solo una reflexión para todos los que están creando contenido en web allá afuera y sobre todo para los que toman las decisiones de patrocinar o pautar en contenidos de cualquier tipo. Contenidos en web no es igual a contenidos baratos, y mucho menos a contenidos de baja calidad. Dejen de tratar al web y sus contenidos como plato de segunda mesa.

Segunda nota al margen: Sigo siendo fan de Entourage, y del Ari de la serie de televisión.

Secuenciando tu cara: ¡esos locos Japoneses!

Hace unos días me tope con un post en Gizmodo que me dejó sorprendido. La sorpresa no era ver el demo de la tecnología en sí, sino ver a un montón de mis amigos en Japón haciendo un demo grupal utilizando sus carás como instrumentos.

El Video en cuestión lo podrán ver a continuación y aunque parece algo sencillo, lo que están a punto de ver es más complicado de lo que se imaginan:

Antes de hablar de los detalles del video, me gustaría contar la historia de esta tecnología.

Hace casi 3 años estuve en Tokyo de vacaciones. Semanas antes de que iniciara el viaje conocí a Daito Manabe por Youtube, y le confesé que me intrigaban las cosas que hacía y los usos que le daba a tecnología cotidiana para crear objetos interactivos. Quedamos de conocernos en Tokyo y así fue, al calor de unas cervezas en un pequeño bar del barrio de Ebisu, la reunión era un festín de nerds con laptops abiertas escuchando a Daito y lo que hacía en su compañía.

Al cabo de unas horas, Seiichi Saito, -socio de Daito- llegó a la reunión de imprevisto pues Daito no hablaba muy bien inglés (y para ese entonces, yo tampoco muy bien Japonés). Daito era tímido, super nerd, y solo tocaba video tras video en su laptop. Seiichi y yo hicimos click, nos gustaban las mismas cosas, nos interesaban los gadgets, la tecnología y es así como surgió una amistad bien chingona.

En ese entonces, Daito ya experimentaba con los sensores de músculos en su laboratorio en Omotesando. La idea era sencilla: Usar sensores que detectan los movimientos en el cuerpo y generar piezas interactivas conectadas a diversos aparatos (sintetizadores, generadores de video, etc). La idea de Daito y Seiichi en realidad era solo comprobar que utilizando el cuerpo con estos sensores, podrías generar alguna reacción en una computadora. (¿El Futuro de los videojuegos, tal vez?). Esos cabrones son unos genios de verdad y soy muy fan de todo lo que hacen.

Después de 3 años, Daito y Seiichi lograrón hacer un secuenciador que básicamente utiliza estos sensores pegados a tu cara. Lo complicado es que los sensores generan ahora impulsos electricos que “controlan los movimientos que haces”, por lo que todas las caras chistosas que ven el video en realidad están siendo generadas por una computadora, no por los sujetos como tal. Suena complicado, y créanme, lo es.

Así la historia termina. Al principio solo eramos un grupo de Nerds que queríamos hacer negocios juntos pero al cabo del tiempo era más juntarnos para tomar cerveza. Hoy en día Rhizomatiks (su compañía) esta buscando oportunidades internacionales y estamos colaborando en muchos proyectos (Japón-México). Seiichi Saito es sin lugar a dudas uno de mis mentores en la vida y uno de mis mejores amigos, y para los curiosos usualmente me quedo con él cuando viajo a Tokyo. En México seguimos buscando oportunidades para vender tecnologías interactivas juntos de Rhizomatiks, así que dejo este post de su último proyecto en una tienda de Nike en Fukuoka en donde pueden ver más o menos que hacen estos chicos. ¿Interesados? – no duden en contactarme.